Artículos


Dr. José Francisco Ávila de Tomás @joseavil

¿He de ser amigo de mis pacientes en Facebook?

solicitudamistad

Esta entrada pertenece a la serie “Facebook como herramienta de comunicación entre médico y paciente”. Puedes ver el resto aquí.

Evidentemente creemos que la respuesta es que cada profesional ha de ser libre de elegir a sus amigos independientemente de que sean o no pacientes pero, ante esta pregunta que afecta a la libertad individual, se plantea una reflexión sobre los límites de nuestra vida personal y profesional que afectan a nuestra intimidad.

En el mundo real hay veces que estas esferas pueden coincidir temporalmente y a todos nos ha pasado encontrarnos con pacientes en lugares insospechados en nuestros momentos de ocio fuera de la consulta; pero el mundo virtual y en particular las redes sociales nos plantean otros escenarios.

Como profesionales sanitarios somos figuras con cierta relevancia para los ciudadanos a quienes ofrecemos atención y sobre todo en atención primaria, con la longitudinalidad en el conocimiento mutuo, se establecen relaciones que van más allá del contacto puntual profesional. Es frecuente que los pacientes se interesen por temas no íntimos de nuestra vida privada (nuestros gustos, aficiones, estado civil, hijos, lugar de vacaciones, etc.) y habitualmente podemos compartir esta información a lo largo de los años de contacto mutuo.

Las redes sociales, y sobre todo Facebook, hacen que estemos situados en el mismo plano y que por lo tanto podamos ser buscados y encontrados.

El problema es que en esta red social compartimos información privada que incluye fotografías, datos más personales, gustos y aficiones y participaciones o conversaciones en un tono coloquial que a veces es muy diferente al que mantenemos en nuestra esfera profesional. Utilizamos códigos diferentes ya que nos movemos en espacios diferentes.

Personalmente no tengo inconveniente que los pacientes a quienes doy servicio me sigan en otras redes sociales como Twitter (por definición, pública y sin control por nuestra parte de las personas que nos siguen) o en otras con un marcado aspecto formal como LinkedIn (red social donde se establecen contacto y engloba toda nuestra actividad profesional).

¿Qué pasaría si un paciente nos enviara una solicitud de amistad a través de Facebook?. Personalmente no lo aceptaría.

Pero ¿cómo tenemos los médicos estructurado nuestro perfil de Facebook? Esta pregunta se la realizó un grupo de estudio francés que, a través de una serie de encuestas a residentes y jóvenes médicos del Hospital Universitario de Rouen, ofrece unos resultados muy clarificadores (1).

Este estudio ha tenido repercusión incluso en la prensa generalista por su interés tanto en pacientes como en profesionales (2)

Se trata de una encuesta realizada a 405 residentes y jóvenes médicos de ese hospital en la que se les preguntaba si tenían perfil en Facebook, cómo tenían configurada su privacidad, con qué frecuencia era utilizado, si subían fotos al mismo, si estaban identificado con una foto y su nombre real y si ofrecían información privada.

Del total de la muestra respondieron 202 participantes; 147 (73%) tenía un perfil en Facebook. Este dato no es llamativo ya que la totalidad de los encuestados eran médicos jóvenes y Facebook es una red social ampliamente extendida.

Entre los respondedores, 138 (99%) mostraba su nombre real en su perfil, 136 (97%)  su fecha de nacimiento, 128 (91%) una fotografía personal, 83 (59%) su universidad actual y 76 (55%) su posición actual. Estos resultados tampoco son verdaderamente alarmantes ya que la mayoría tenemos un perfil personal real (al menos en el inicio de la red, aunque cada vez hay más perfiles con nombres falsos o modificados para evitar la localización), es decir la mayoría de los encuestados ofrecían información suficiente para ser localizados por parte de sus pacientes.

Si un paciente les hiciera una solicitud de “amigo”, 152 (85%) participantes negaría la solicitud de forma automática, 26 (15%) decidirían de forma individual dependiendo del paciente que hiciese la solicitud y ninguno de ellos la aceptaría automáticamente.

Ochenta y ocho participantes (48%) afirmó que la relación médico-paciente se alteraría si los pacientes descubrieran que su médico tiene una cuenta de Facebook, pero 139 (76%) consideró que esta relación cambiaría sólo si el paciente tuviera un acceso abierto y completo a los datos privados de su médico independientemente del contenido de los mismos.

Posiblemente, desde un punto de vista ético, la relación que se establece entre un médico y un paciente debe encuadrarse fundamentalmente en un marco de relación real donde se ofrezcan datos privados de forma directa donde las normas de comportamiento están claramente establecidas ya que en esta relación los dos participantes no se encuentran en el mismo plano. Las redes sociales hacen que, si se estableciera una relación, ésta sería en un mismo plano para ambos participantes, con lo que la distancia terapéutica podría verse dañada.

Recientemente, en una jornada sobre el uso de las TIC por los trabajadores de la salud (22) organizada por el master de Psicología, Salud y Calidad de Vida de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en el  mes de abril de 2013, los psicólogos tampoco lo recomendaron por no ser ético que exista una relación psicólogo-paciente a través de redes sociales donde el intercambio de información sea en un plano personal y no profesional. En esta jornada, Manuel Armazones, doctor en psicología, reflejó la necesidad de “establecer un código deontológico y promover las posibilidades del web 2.0 en la práctica profesional de la psicología”.

El autor de este artículo es miembro del Grupo de nuevas Tecnologías y Social Media de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria en cuyo blog se han tratado temas similares y ha sido autor o coautor de algunos artículos publicados en revistas científicas sobre este mismo tema. Con todos estos trabajos pudieran existir conflictos de interés por duplicidad o reiteración de contenidos.

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Tiene una solicitud de amistad de su paciente | Tecnología Médica | elmundo.es [Internet]. [citado 26 de febrero de 2014]. Recuperado a partir de: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/12/27/tecnologiamedica/1293479573.html
  2. Los psicólogos no consideran ético ser ‘amigo’ o ‘seguidor’ de sus pacientes en las redes sociales. RRHH Press – Actualidad y noticias sobre Recursos Humanos, RRHH, laboral y empleo – [Internet]. [citado 26 de febrero de 2014]. Recuperado a partir de: http://www.rrhhpress.com/index.php/index.php?option=com_content&view=article&id=20112:los-psicologos-no-consideran-etico-ser-amigo-o-seguidor-de-sus-pacientes-en-las-redes-sociales&catid=80:tecnologia&Itemid=176
Valoración 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Necesitas ser un usuario registrado)
Loading ... Loading ...
Fecha de última modificación del artículo: 16/06/2014
, , , ,
Otros artículos del autor

Una Respuesta

  1. Roger Hugo Briceño Mendoza el dia ha dicho:

    Coincido en que con el uso de las redes sociales, la relación médico paciente, se establece al mismo plano, y estaría afectando el manejo terapéutico del paciente.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar