Artículos


Dra. Karen Viera Rodríguez @viera_ka

El cine, una puerta abierta al conocimiento en salud

Proyector cine

El cine es posiblemente, la manifestación artística más completa a la hora de plasmar una enfermedad (se ve, se oye y se siente). Prácticamente ninguna enfermedad escapa a su ojo. Esta omnipresencia de la enfermedad en el cine es lógica, ya que el cine “cuenta” historias humanas, historias que interesan al hombre.[1]

Por estas mismas razones el cine como instrumento de comunicación audiovisual de fuerte impacto sensorial y emocional es una herramienta inigualable en el ámbito educativo, facilita el trabajo pedagógico con los estudiantes en la medida que motiva la deliberación, promueve un intercambio fluido, cercano, entre alumno y profesor facilitando no sólo el refuerzo de conocimientos teóricos, que ya supone una gran ventaja, si no la adquisición de valores, actitudes y aptitudes poco manifiestas en los programas oficiales.  Muchas son las virtudes de esta herramienta:  mejora las habilidades comunicacionales, éticas y emocionales de los profesionales en formación, profundiza el estudio de situaciones como el dolor, la enfermedad o la muerte, facilita la consecución de valores referentes a la relación médico-paciente,  resolución de conflictos, la bioética, la comunicación, el desempeño científico o la creación de hábitos de aprendizaje como la observación-reflexión-investigación.

A pesar del creciente interés suscitado por el cine con fines docentes en salud y de las publicaciones rigurosas de algunos libros y revistas en las que incluso se trazan aspectos metodológicos y programas concretos para algunas asignaturas, el acercamiento a esta fascinante herramienta continúa siendo tímido, discreto.  En un estudio publicado en 2011 en la Revista Medicina y Cine: Cinema in Medical Education – Has it penetrated the mainstream? [2] sus autores Daniel Darbyshire y Paul Baker recogen datos de 119 encuestados en su mayoría profesionales de un hospital general de distrito y todos los vicedecanos y directores del programa básico de un decanato de postgrado del Reino Unido, con el objetivo de sondear la opinión de los profesionales de la salud con respecto al cine como herrramienta de formación médica. En el mismo concluyeron que: “el cine en la formación médica es utilizado por una minoría. Las experiencias para los que lo utilizan son en su mayoría positivas, y estos tienden a ser educadores más experimentados. La amplia variedad de usos y atributos positivos parece eclipsar los aspectos negativos, que son principalmente técnicos“[2]

En otro artículo reciente “El reto de la introducción del cine en la enseñanza de las ciencias biosanitarias” publicado también en “Medicina Y Cine” en  2011, su autor  Menéndez-Navarro, plantea lo siguiente:  “parece haberse instalado el recurso del cine en las aulas universitarias: plena satisfacción entre los docentes y discentes de las disciplinas biosanitarias involucrados en su variado uso, si bien su empleo sigue sin calar entre sectores significativos del profesorado. En un momento en que los recursos tecnológicos disponibles (internet, intranet, fácil digitalización de materiales fílmicos, etc.) hacen más accesible y menos costoso el desarrollo de las actividades docentes con cine y en el que las ventajas de su uso para contribuir al nuevo modelo educativo demandado por la adaptación al EEES están suficientemente acreditadas, es si cabe más perentorio identificar los obstáculos que siguen impidiendo la plena normalización de este recurso en nuestras aulas.” [3]

En España este acercamiento parece ir en aumento. En los últimos años se han desarrollado iniciativas en diversos escenarios docentes de las cuales emergen auténticos programas y metodologías con una rigurosa definición de objetivos y un diseño docente lógico, coherente y estructurado, elementos imprescindibles para hacer del cine una buena herramienta pedagógica en salud. Diversas universidades han sido artífices de estos programas.

En la Universidad de Salamanca, pionera en la utilización del cine con fines docentes, se desarrolla un programa desde el curso 1997-1998 centrado en la docencia de la “Microbiología Médica y las Enfermedades Infecciosas” en el marco de la libre elección destinada a alumnos de las áreas de ciencias de la salud. Con esta experiencia nos enseña algunos elementos claves: “la definición de objetivos y el diseño docente son etapas obligadas que siempre deben realizarse con rigor en un método como éste. Por su novedad y características propias, el control debe ser más exhaustivo -antes, durante y después de su ejecución- para evitar la “trivialización” de la materia objeto de estudio y lograr la máxima eficacia docente que depende no tanto del material utilizado (y es fundamental una selección adecuada y significativa de las películas que acompañan a cada unidad docente) como del uso que se haga de él.[1]

En la Universidad de Santiago de Compostela se desarrolló una iniciativa similar llamada “Micro de Cine” y los resultados fueron sorprendentes: más del 90% de los alumnos respondieron que tanto su interés como sus conocimientos sobre las enfermedades infecciosas, aumentaron considerablemente tras la asistencia al ciclo. En las encuestas recogidas la queja más escuchada entre los alumnos es que no debe existir incompatibilidad con otras clases teórico/prácticas obligatorias a pesar de lo cual,  se registró la asistencia de un alto número de alumnos. En la preinscripción inicial que se solicitó, se apuntaron más de 400 alumnos, cantidad que era imposible ubicar en el aula asignada, pero que refleja el interés que suscitó la iniciativa.[4]

El cine forma parte de los recursos didácticos implantados de forma regular y diversa en los estudios de biología de la Universidad Pompeu Fabra. Biocinema, ha sido acreedora de reconocimiento en el ámbito de la calidad docente.  La estructura de la actividad formativa, la experiencia del profesorado involucrado y la receptividad del alumnado, familiarizado con el empleo del cine, contribuyen al éxito de la iniciativa [5]

Otras iniciativas se han trazado en diversas materias de salud: la psiquiatría, la bioética, la enseñanza y motivación de la investigación científica, los cuidados de enfermería, la educación para la salud; éstas y otras experiencias han sido recogidas con rigor en la Revista “Medicina y Cine”, de hecho esta publicación se ha convertido en lectura obligada antes de escribir cualquier artículo sobre filmes de interés en medicina. La revista ha cumplido recientemente su décimo aniversario. Según reseñan en su primer número sus objetivos son los de “analizar los contenidos biosanitarios del cine con fines educativos, discursivos, de mentalización y divulgación”, o como bien señala otro colaborador de la revista: tres verbos sintetizan sus  pretensiones: “informar, divulgar y formar”.  La revista con sede en la Universidad de Salamanca, se publica trimestralmente, de forma online, bilingüe (en español e inglés) y os podéis subscribir de forma gratuita a través de su web (http://revistamedicinacine.usal.es/)

Con consciencia de la magnitud de la enorme producción cinematográfica en el ámbito de la medicina, a sabiendas de que con seguridad sacrificaré muchísimos títulos, listo a continuación una serie de películas organizadas por temas que pueden ser de gran utilidad en la enseñanza en salud.

Trastornos psiquiátricos y análisis la conducta humana:

  • Luz que agoniza (Gaslight) de George Cukor (1944)
  • Recuerda (Spellbound) de Alfred Hitchcock (1945)
  • Alguien voló sobre el nido del cuco (One Flew Over the Cuckoo´s Nest) de Milos Forman (1975)
  • El silencio de los corderos (The Silence of the Lambs) de Jonnathann Demme (1991)
  • Hannibal de Ridley Scott (2001)
  • Sé quién eres de Patricia Ferreira (1999)
  • Una mente maravillosa (A Beautiful Mind) de Ron Howard (2001)

Alteraciones sensoriales, las enfermedades degenerativas y fundamentalmente y problemas oncológicos:

  • Amarga victoria (Dark Victory) de Edmund Goulding (1939) con Bette¿?
  • Elegir un amor (Dying Young) de Joel Schumarcher (1991)
  • El aceite de la vida (Lorenzo´s oil) de George Miller 1992)
  • Los últimos días del Edén (Medicine Man) de John McTierman (1992)
  • Go now de Michael Winterbottom (1995)
  • Hillary y Jackie de Anand Tucker (1998).
  • Un mundo a su medida (The mighty) de Peter Chelson (1997)

Enfermedades infecciosas

  • Philadelphia de Jonathan Demme, 1993)
  • Shakespeare in Love de John Madden, 1998)
  • Algo pasa con Mary (There`s Something about Mary) (1998)
  • Tienes un e-mail (You´ve Got Mail) de Nora Ephron, 1998
  • La gran familia de Fernando Palacios.
  • Salvar al soldado Ryan (Saving Private Ryan)  (1998)
  • La milla verde (The Green Mile)
  • El señor de las moscas (Lord of the Flies) de Harry Hook de 1990
  • Pánico en las calles (Panic in the Streets) de Elia Kazan (1950)
  • Estallido (Outbreak) de Wolfgang Petersen (1995)
  • Osmosis Jones de Bobby y Peter Farrelly (2001)
  • Moulin Rouge (2001)
  • Memorias de África/ Out of Africa (1985)
  • Trainspotting (1996), de Danny Boyle
  • U-Boat/ In Enemy Hands (U-Boat) (2004)
  • El Velo Pintado/ The Painted Veil (2006)

Diversos temas:

Relación médico paciente: Las confesiones del doctor Sach(1999), o  The Doctor (1991); Promoción de valores y formación de aptitudes en Investigación científica: Casas de fuego (1995) de Juan BautistaStagnaro y El aceite de la vida (Lorenzo´s oil)(1992); Obesidad: Gordos 2009), Precious (2009), Las Mujeres de Verdad tienen Curvas/ Real Women have Curves(2002); Discapacidad: León y Olvido (2004); Mar adentro (2004); Million dólar baby (2004); Mi pie izquierdo (1989); Discapacidad y dismorfirmos: Freaks (1932); El hombre elefante (1980) Diabetes: Magnolias de acero (1989); Nada en común (1986), Patch Adams (1998), El buen pastor (2006);  Trastornos derivados del estrés laboral y psicosocial: El compromiso (1969), Las verdes praderas (1979), La edad de la ignorancia (2007)… y otras muchas más.

Una última referencia: el Doctor Tomás Domingo Moratalla (Doctor en Filosofía y Letras. Profesor de Filosofía Moral en la Universidad Complutense de Madrid) en su libro: Bioética y cine. De la narración a la deliberación (2011),  entre otros apartados, recoge una gran cantidad de películas que se pueden utilizar en la educación y formación en bioética (ética médica) organizadas por los temas más relevantes de la Bioética, acompañadas además de las claves de utilización de cada una de ellas.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Fresnadillo Martínez MJ, Diego Amado C, García Sánchez E, García Sánchez JE. Metodología docente para la utilización del cine en la enseñanza de la microbiología médica y las enfermedades infecciosas. Rev Med Cine [Internet]. Enero 2005 [citado el d/m/a]; 1(1). Disponible en: (http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/4-vol1-num1-foro-es)
  2. Darbyshire D, Baker P. El cine en la formación médica. ¿Ha tenido acogida? Rev Med Cine [Internet]. Marzo 2011 [citado el d/m/a]; 7(1):8-14. Disponible en: (http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/418-vol7-num1-original02-es)
  3. Menéndez-Navarro A. El reto de la introducción del cine en la enseñanza de las ciencias biosanitarias Rev Med Cine [Internet]. Marzo 2011 [citado el d/m/a]; 7(1):1-2. Disponible en:(http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/413-vol7-num1-editorial-es)
  4. Muñoz-Crego A, Santos Rodríguez Y, Seoane Prado R. MicroDeCine: la docencia de la Microbiología Clínica en la Universidad de Santiago de Compostela mediante el cineRev Med Cine [Internet]. Septiembre 2010 [citado el d/m/a]; 5(3). Disponible en:(http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/239-vol5-num3-originales01-es)
  5. Farré Albaladejo M, Pérez Sánchez J. Uso del cine comercial en la docencia de Bioética en estudios de Biología Rev Med Cine [Internet]. Marzo 2011 [citado el d/m/a]; 7(1):3-7. Disponible  (http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/ doc_download/409-vol7-num1-original01-es)
  6. Wong RY, Saber SS, Ma I, Roberts JM. Using television shows to teach communication skills in internal medicine residency. BMC Med Ed. 2009;9:1-8. Disponible en:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2642813/pdf/1472-6920-9-9.pdf
  7. Baños J, Bosch F. Cine, docencia y medicina: quince años no son nada…Rev Med Cine [Internet]. Marzo 2014 [citado el d/m/a]; 10(1):7-8. Disponible en:(http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/538-vol10-num1-editorial4-es)
  8. Cristina Tarrés M. Una mirada didáctica para aprender medicina de película Rev Med Cine [Internet]. Junio 2014 [citado el d/m/a]; 10(2):57-59. Disponible en:(http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/550-vol10-num2-editorial4-es)
  9. Icart Isern MT. Medicina y cine para la docencia y la investigación Rev Med Cine [Internet]. Junio 2014 [citado el d/m/a]; 10(2):51-52. Disponible en:(http://fundacion.usal.es/revistamedicina/nuevo/component/docman/doc_download/547-vol10-num2-editorial1-es)
Valoración 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Necesitas ser un usuario registrado)
Loading ... Loading ...
Fecha de última modificación del artículo: 15/12/2014
, , , ,
Otros artículos del autor
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar