Artículos


Dr. José Francisco Ávila de Tomás @joseavil

¿Qué nos pueden ofrecer en medicina las nuevas Google Glasses?

Google Glass

Esta entrada pertenece a la serie “¿Qué son los wearables y cuál es su futuro?”. Puedes ver el resto aquí.

Posiblemente uno de los grandes avances tecnológicos para el año 2014 sean las esperadas gafas de Google. Se trata de una apuesta arriesgada de conexión a la red a través de un periférico diferente al teléfono móvil. Esto ya se ha probado con anterioridad con otros elementos que llevamos de forma habitual, como por ejemplo relojes conectados a nuestros terminales móviles, que no han tenido la penetración esperada en el mercado, aunque las gafas inteligentes y, sobre todo, las producidas por Google están precedidas por una gran campaña publicitaria que nos lleva explicando las diferentes ventajas de este producto en numerosos campos profesionales y, entre ellos, la salud.

Pero ¿por qué Google Glass? Y qué mejor que la intervención de uno de los desarrolladores de este periférico como Sergey Brin. ¿Por qué Sergey Brin y su equipo en Google quisieron construir una cámara/computadora montada en el ojo, con el nombre en código de Glass? En el escenario de TED 2013, Brin propone una nueva forma de ver la relación con nuestras computadoras portátiles, no encorvados sobre una pantalla sino conociendo el mundo con la frente en alto.

Pero si vamos a buscar la aplicación en salud de este nuevo periférico es, sin duda, en la cirugía donde esta herramienta puede tener una valor añadido, al poder tener información añadida delante de nuestros ojos sin retirar la mirada del campo quirúrgico, sobre el estado del paciente. De esta manera, podríamos tener las constantes vitales proyectadas en nuestro campo visual o dar paso a pruebas de diagnóstico por imagen durante una intervención concreta, repasar aspectos concretos de la historia clínica durante la intervención, etc. y además, retransmitir exactamente lo que ve el cirujano, a través de Internet.

En cirugía oftalmológica u otorrinolaringológica, con campos muy pequeños, podría llegar a ser una revolución para la docencia de residentes o la formación continuada de estos especialistas. De esta forma se han realizado ya algunas intervenciones con estas nuevas gafas (posiblemente más orientadas a la promoción de un nuevo producto que a un uso generalizado del mismo) siendo en España el doctor Pedro Guillén, jefe del Servicio de Traumatología de la clínica CEMTRO y decano de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia, el primero en utilizarlas en un quirófano.

Pero además de todo ello, actualmente las gafas de Google pueden soportar más de 200 aplicaciones (no específicamente médicas) que pueden hacer de este periférico uno de los grandes complementos de este año.
Existen múltiples argumentos en torno a estas gafas. Muchos de ellos a favor y algunos en contra referidos a su utilización. La empresa MHA Degree, un recurso web para administradores sanitarios, ha elaborado una infografía (fig. 2) donde nos muestra la estructura y los pros y contras de las gafas de Google en su aplicación sanitaria.
Los argumentos a favor de su uso podrían ser:

  1. Herramienta para obtener información en consulta de las dudas que se nos presentan delante del paciente sin perder la interacción con el mismo. A través de órdenes verbales y sin utilizar elementos de nuestro cuerpo ni desviar la mirada podemos tener acceso a información para toma de decisiones a través de internet.
  2. Contacto con otros profesionales para tener segundas opiniones en el momento. Podría ser interesante para transmitir lesiones visibles (p.ej., dermatológicas) y poder hacer que otros vean lo que vemos (si la resolución de la imagen es lo suficientemente buena).
  3. Herramienta docente con aplicaciones muy interesantes en cirugía sobre todo para técnicas quirúrgicas microquirúrgicas (artroscopia, cirugía endoscópica, oftalmología, otorrinolaringología, muchas intervenciones de neurocirugía y cirugía vascular, etc.).
  4. Transmisión de datos de forma instantánea de situación del paciente durante traslados hospitalarios, de forma que todas estas variables ya son conocidas por el equipo de sanitarios que va a recibir al paciente.

Pero no todo es bueno respecto a las gafas de Google. En los últimos meses han aparecido voces que se alzan en contra de su utilización destacando la de Matthew Katz (@subatomicdoc) un oncólogo radioterápico que participa en el blog ASCO Connection, quien nos asegura que el uso de las gafas de Google podría ser un auténtico desastre. En el blog Kevin M.D., en su artículo “Google Glass for medicine: 4 reasons why it could be disastrous”, argumenta estas razones:

  1. Privacidad: La toma de imágenes o vídeos de los pacientes ha de tener previamente un consentimiento informado. Saber que alguien va a ser fotografiado o filmado, por qué, para qué. Esto entra dentro de la legalidad y la ética vigente pero ¿qué pasaría en el caso de que un paciente estuviera inconsciente o si las gafas realizan fotos o vídeos sin que se haya dado una orden expresa o sin que se haya cancelado una orden anterior?, ¿de quién son las imágenes y vídeos que se toman?, ¿a qué servidores llegan?, ¿es Google propietaria de las mismas?
  2. Pirateo: Como todas las herramientas informáticas las gafas podrían ser “pirateables” de una forma más o menos complicada (o sencilla). ¿Poner datos tan sensibles en una red que no nos asegura unos niveles de seguridad óptimos para la transmisión de datos clínicos es ético?
  3. Multitarea: La multitarea no es sinónimo de eficacia, ya que muchos distractores o la realización de varias tareas de forma simultánea podrían repercutir en la concentración necesaria para la toma de decisiones. Es posible que al estar centrados en el funcionamiento de una herramienta podamos dar más importancia a la herramienta en sí misma que al proceso diagnóstico e incluso que a la propia persona que tenemos como paciente. Es cierto que en algunas ocasiones podríamos “deslumbrar” al paciente con una herramienta tecnológica muy impactante, pero lo más importante sigue siendo la relación con el paciente y el diagnóstico. Nunca debemos confundir los medios con los fines.
  4. Problemas propios de Google. En los servicios gratuitos que se nos proporcionan en Internet no somos clientes sino la mercancía que se vende. Google es una empresa que nos ofrece numerosas herramientas de forma gratuita (buscador, correo electrónico, sistemas de comunicación en chat, audio y vídeo, red social, herramientas de trabajo colaborativo, sistemas de geolocalización, etc.). En los últimos meses se ha visto involucrada en noticias en las que la seguridad y confidencialidad de nuestros datos se ponen en peligro ¿durante cuánto tiempo se almacena el contenido de nuestros correos electrónicos?, ¿de quién es la propiedad de los textos que almacenamos en Google Docs?, etc. Son demasiadas preguntas sin respuesta y posiblemente la opacidad de de la empresa Google no nos desvele las mismas.

Es muy posible que las gafas de Google sean un éxito (aunque van a ser un juguete bastante caro) pero debemos tener en cuenta que ya “el Gran Hermano” no solamente sabrá qué buscamos, qué páginas web visitamos, cuáles son nuestras relaciones, sobre qué hablamos en público y en privado, dónde estamos, qué estudiamos, escribimos o nuestras propias presentaciones en congresos y jornadas, sino que también podrá ver por nuestros propios ojos.


La siguiente entrega de la serie es “Tejidos inteligentes y nanotubos. Una revolución para los wearables”, que puedes ver aquí.

El autor de este artículo es miembro del Grupo de nuevas Tecnologías y Social Media de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria en cuyo blog se han tratado temas similares y ha sido autor o coautor de algunos artículos publicados en revistas científicas sobre este mismo tema. Con todos estos trabajos pudieran existir conflictos de interés por duplicidad o reiteración de contenidos.
Valoración 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Necesitas ser un usuario registrado)
Loading ... Loading ...
Fecha de última modificación del artículo: 02/09/2014
, ,
Otros artículos del autor
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar