Artículos


Dr. Salva Maroto Martín @salvamaroto

Utilidad en nuestra consulta de los servicios en la nube

Cloud-based apps illustration

Esta entrada pertenece a la serie “Servicios en la nube”. Puedes ver el resto aquí.

Saliéndonos un poco de la teoría y la parte más técnica, en el ámbito de la salud nos conviene conocer estas nuevas herramientas por las mejoras funcionales que nos pueden aportar en el día a día. De cara a mejorar el uso que hacemos de nuestros dispositivos actuales, y sacarles el máximo partido, y de cara a optimizar esos recursos a la hora de realizar nuestro trabajo. Se han popularizado tanto los smartphones, tablets, y demás dispositivos electrónicos, y el hecho de poder disponer de un documento, artículo, libro de consulta, en cualquier momento y en cualquiera de las plataformas, nos puede facilitar nuestra práctica diaria. No es imprescindible disponer de una memoria para consultar esa información a través de un ordenador, sino que la podemos tener previamente almacenada y organizada para recuperarla rápidamente en el momento que la precisemos.

A la hora de pensar en el trabajo en una consulta delante del paciente, o en un servicio de urgencias, por ejemplo, poder acceder rápido a la información acaba siendo crucial, y manejar estos servicios puede aportarnos soluciones sencillas. Todo dependerá de la información que dispongamos, y de lo ordenados que seamos.

En la era de la “infoxicación”, tener a mano demasiada información puede llegar a ser perjudicial, pero si la seleccionamos previamente, la ordenamos o incluso añadimos etiquetas identificativas, nos será fácil encontrar lo que buscamos en el momento correcto.

Muchos de los servicios incluyen buscadores bastante simples y potentes, que incluso a veces llegan a buscar más allá del nombre de archivo, dentro del propio documento.

Por otro lado, se abren nuevas posibilidades en cuanto a la forma de trabajar, con las nuevas herramientas que operan directamente sobre la información almacenada en la nube y permiten desarrollar nuevos proyectos o trabajos colaborativos, tanto en la relación médico-médico (trabajos compartidos, proyectos, sesiones, consultas con otros profesionales sobre casos o aspectos concretos…), como en la relación médico-paciente (educación sanitaria, seguimiento de pacientes, telemedicina…). Todo ello, siempre y cuando se garantice un marco legal que asegure la protección de datos y confidencialidad de la información, y se aclaren los términos legales de utilización de estos espacios virtuales.

En cuanto a las tareas organizativas del equipo, los servicios en la nube nos facilitarán la creación y actualización de planillas y calendarios, tener sus modificaciones en tiempo real (que cada uno pueda operar esos cambios y se reflejen al resto del equipo), creación de bases de datos u hojas de recogida de datos sobre las que podremos estar trabajando varios usuarios a la vez… Bien con cuentas creadas para el servicio a las que accedan varios usuarios, o bien mediante la opción de compartir las carpetas y archivos entre los participantes implicados. Puede ser, por tanto, un complemento más a nuestra forma de trabajar, que bien utilizado puede darnos nuevas soluciones.

Hemos dado una visión global de lo que supone el almacenamiento En los próximos puntos podremos analizar ventajas e inconvenientes de la utilización de estas herramientas, así como los ejemplos de mayor relevancia.

La siguiente entrega de la serie es “Luces y sombras del almacenamiento en la nube en el entorno sanitario”, que puedes leer aquí.

Valoración 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Necesitas ser un usuario registrado)
Loading ... Loading ...
Fecha de última modificación del artículo: 19/11/2015
,
Otros artículos del autor
Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar